El Zohar

El Zohar (en idioma hebreo זהר zohar, "esplendor") es, junto al Séfer Ietzirá, el libro central de la corriente cabalística,​ escrito por Rabí Shimon bar Yojai en el siglo II.

El Zohar es la obra fundacional en la literatura del pensamiento místico judío conocido como Cabalá.

Es un grupo de libros que incluyen comentarios sobre los aspectos místicos de la Torá (los cinco libros de Moisés) e interpretaciones bíblicas y también material de teologíateosofíacosmogonía, y psicología mística.

 

El Zohar contiene una discusión sobre la naturaleza de Dios, del origen y la estructura del Universo, la naturaleza de las almas, la redención, la relación Ego-Oscuridad y de la unión del “verdadero yo” con la “Luz de Dios”, y la relación entre la «energía universal» y el hombre. Su interpretación de las Escrituras puede ser considerada como una forma esotérica de la literatura rabínica conocida como el Midrash, un método de estudio y análisis de las Sagradas Escrituras, que desarrolla la comprensión e interpretación de la sagrada Torá.

El Zohar está mayormente escrito en lo que se ha descrito como un estilo exaltado y excéntrico de arameo, un lenguaje hablado en la Tierra de Israel (Eretz Israel), durante el período romano en los primeros siglos de la era común.

El Zohar reapareció de nuevo en el siglo XIII, y fue publicado por un escritor judío llamado Moisés de León. Moisés de León atribuyó la obra a Shimon bar Yojai, un rabino del siglo II que vivió durante la persecución romana, y que según la tradición judía, se ocultó del Imperio Romano en una cueva, y durante 13 años se dedicó al estudio de la Torá con su hijo el Rabino Eleazar. Durante este periodo fue inspirado por el profeta Elías para escribir el Zohar. Esto concuerda con la afirmación tradicional hecha por los partidarios de la cábala, de que la misma es una parte oculta de la Torá oral.

Las enseñanzas de la Cabalá fueron reveladas por Di-s a personajes bíblicos, como Abraham y a Moisés, y  se transmitieron oralmente desde la época bíblica hasta su redacción por parte del Rabino Shimon bar Yojai